Familiares de enfermos de cáncer sustraen varios miles de botes de Bio-Bac.

Familiares de pacientes enfermos de cáncer sustrajeron el Miercoles 27 de Noviembre varios miles de botes de Bio-Bac promovidos por la desesperación y angustia derivadas del fallecimiento y empeoramiento que varios enfermos de Bio-Bac habían experimentado después de que se vieran obligados a dejar el tratamiento.

Con posterioridad, la mañana siguiente, dichos pacientes se organizaron para entregar de manera desinteresada y gratuita a enfermos de cáncer y sus familias los botes que habían sustraído en la noche anterior. Los familiares que recibieron el Bio-Bac son todos aquellos de los cuales se tenía conocimiento, básicamente aquellos que firmaron la denuncia interpuesta contra la Agencia Española del Medicamento y los asistentes a diversas manifestaciones a las puertas del Ministerio de Sanidad que quisieron dar sus datos.

Probablemente debido a una escucha telefónica, la policía judicial interceptó el reparto a medio día cuando un padre de una niña enferma de cáncer se disponía a recibir una bolsa con botes, bolsa que fue confiscada por los agentes. Dicha persona y tres de los repartidores fueron detenidos y permanecieron hasta más de la media noche en una comisaría de la Guardia Civil. A la comisaría se presentaron el resto de los involucrados en el suceso, dos personas más, y muchos otros enfermos y amigos que quisieron entregarse como partícipes solidarios. En la mañana siguiente estas dos personas declararon ante la policía y fueron puestas en libertad a media tarde.

Aunque con enorme dolor e impotencia vimos cómo una gran cantidad de producto fue requisado, el trato dispensado por los miembros de la policía fue exquisito en todo momento y con todos los detenidos.

Los detenidos pretendían hacer llegar a los medios un mensaje en donde detallaban los motivos que les llevaron a realizar la sustración y en el que pedían disculpas a las autoridades. Haga click aquĆ­ para acceder al documento.

Desde el robo de Bio-Bac no hacemos más que recibir llamadas angustiosas de personas en estado de desesperación y con testimonios desgarradores para los que el tiempo pasa muy deprisa y que nos ruegan les demos botes de Bio-Bac. Nos gustaría que las personas o autoridades al frente del Ministerio de Sanidad comprendieran el grado de sufrimiento que se percibe al otro lado del teléfono en cada una de estas llamadas, nos gustaría que entendieran que no estamos hablando de algo vanal o intrascendente, estamos hablando de la vida, de la última oportunidad, no hablamos de negociar un convenio colectivo o un incremento salarial, en estas llamadas nos hablan personas llorando, destrozadas y hundidas que intentan por todos los medios les devuelvan un producto que ha venido siendo el protagonista de numerosos "milagros" médicos y recuperaciones espectaculares para muchos de nosotros.

Nos encontramos ante la triste situación de tener que responder con que ya no tenemos más Bio-Bac; hemos terminado dando botellas de diez en diez, cantidad que en el mejor de los casos únicamente cubre las necesidades de un enfermo de cáncer durante un sólo mes; tenemos la esperanza de que entre tanto la Agencia Española del Medicamento nos devuelva Bio-Bac de algún modo, ya sea mediante ensayo clínico abierto, gratuítamente, en herbolarios, en parafarmacias o en farmacias, nosotros no podemos esperar y quienes confiamos en el producto y en la ciencia que lo sustenta no podemos sentirnos más impotentes con la actitud de los organismos oficiales que no permite ni siquiera a enfermos graves y terminales acceder a un producto que ellos mismos insisten en calificarlo de inocuo.