La Iglesia intercede ante Sanidad para que autorice la venta de Bio-Bac.
FOTO:Gallego. Algunas de las personas que están encerradas en la iglesia de Visantoña

El Progeso de Lugo, JUAN MARTÍNEZ • SANTIAGO
Representantes de la Conferencia Episcopal Española y de la Nunciatura del Papa en España han entablado negociaciones con el Ministerio de Sanidad para que las autoridades permitan la fabricación y venta del polémico Bio-Bac, aunque sea como un complemento dietético. Enfermos y familiares que utilizaban este medicamento prohibido por Sanidad ven en la intercesión de la Iglesia una de las últimas posibilidades para poder seguir tomando un producto "que ha curado a mucha gente que estaba desahuciada por la medicina tradicional''.
Como medida de protesta, y para exigir al ministerio que autorice la fabricación y venta del Bio-Bac, enfermos y familiares están encerrados en diversas iglesias españolas, entre ellas la de Visantoña, en el municipio coruñés de Santiso, o la de Nuestra Señora de las Maravillas, en Madrid, además de otras en Granada o Zaragoza.

Ensayos Clínicos.
La polémica del Bio-Bac saltó el 28 de octubre de 2002, cuando la Guardia Civil, en la operación Brujo, desmentala una presunta red estatal que fabricaba medicamentos ilegales, entre ellos el Bio-Bac, y que provocó la detención de 17 personas.

Un informe presentado al Consello de la Xunta del día 30 recoge que el Bio-Bac e Inmunobiol "son productos clandestinos no acogidos a las disposiciones establecidas en la Ley 25/1990 del medicamento, que no fueron sometidos a estudios de eficacia y seguridad (ensayos clínicos), ni autorizados por la Agencia Española del Medicamento''.

Este argumento era desmentido por uno de los médicos imputados en el proceso, Fermín Moriano. El facultativo madrileño señalaba ayer a este diario que el Bio-Bac ha superado ya dos ensayos clínicos en su fase tres, realizados en Alemania y Bélgica. "Superar esta fase implica que el producto tiene eficacia terapéutica estadísticamente relevante'' y es el último requisito para poder registrarlo como medicamento, añadía. El Bio-Bac se mostró eficaz en el tratamiento del Sida y de la osteoartritis, añadía.

Moriano insiste en que las trabas administrativas están impidiendo al Bio-Bac obtener el registro de medicamento desde 1986, "no existe ninguna traba científica, sólo administrativas'', insiste el galeno, quien entiende "la actitud de los pacientes, que ahora se ven sin un producto que antes mejoraba su salud''.

Producto Dietético.
Felipe Moriano y algunos afectados mostraban ayer su indignación por los cambios que ha dado el ministerio respecto al Bio-Bac. Así, Moriano recordaba que a principios de este mes, la directora general de Consumo y el subsecretario de Sanidad aseguraron a la vicepresidenta de la Asociación de Consumidores de Bio-Bac y al abogado del fabricante que el ministerio facilitaría el registro como dietético de este producto. "La misma respuesta dieron al Defensor del Pueblo'', añade Moriano.

La empresa Chacón Farmacéutica acepta solicitar el registro de Bio-Bac como producto dietético Sin embargo "y tras un informe de la abogacía del Estado, hace una semana la ministra deniega el registro como producto terapéutico alegando que el caso está subiudice'', afirma el galeno.