Reunión con D. Pablo Vázquez en el Ministerio.

El 31 de julio la Asociación se reunió con el Subsecretario de Sanidad y Consumo que defiende la postura del Ministerio y reitera que no la cambiarán porque "no tienen margen de maniobra". Vázquez no contestó a por qué el Ministerio no ha retirado o modificado las denuncias contra el producto cuando resulta que reconocen que el producto es inocuo. Debemos, parece ser, seguir esperando a que sea la jueza dictamine que no hay delito contra la Salud Pública, pese a que es evidente. La Asociación mostró las conclusiones del famoso ensayo de Biopharma que ha sido usado por el Ministerio para desacreditar el producto recientemente en la prensa. Los resultados del ensayo demuestran que Bio-Bac resultó efectivo en osteoartritis sobre el universo muestral escogido (40 casos). Vázquez no se manifestó al respecto.

D. Pablo Vázquez reitera que no se actuará y asumirá los riesgos.

El subsecretario se limitó a reiterar que los asesores les recomiendan no ofrecer el producto de ningún modo. Asímismo nos indicó que los ensayos propuestos en su día por García Alonso nunca podrían haberse llevado a cabo por estar el asunto en manos de la justicia, algo que no es cierto, según Peregrín, que en un correo privado nos transmte textualmente:

...os aconsejo que os enteréis sobre las regulaciones del llamado uso compasivo de un medicamento en pruebas (pues, lamento decirlo, pero manifestáis una ignorancia supina al respecto) y en segundo, que, aunque el producto esté, como es verdad y evidente, bajo custodia judicial y por tanto, ni física ni legalmente en poder de la Agencia u otro organismo del Ministerio de Sanidad y Consumo, el Juzgado que tuviera en custodia el producto en litigio, en caso de que documentalmente se justificara que se está procediendo a su evaluación según la legislación vigente, se lo suministraría, a las Autoridades sanitarias, a petición formal de éstas, tanto para los ensayos como para el uso compasivo controlado de dicho supuesto medicamento.

 

Vázquez manifiesta no conocer a Peregrín, pese a que éste se encargó de organizar el "ensayo clínico" con García Alonso, algo que pagaría el Sistema Nacional Sanitario, según nos comunicó.
Finalmente, Vázquez nos aconseja que nos vayamos al extranjero a intentarlo. El subsecretario no aceptó nuestra propuestas volviendo a manifestar que no pueden ayudarnos y que debemos esperar a que dictamine la jueza Búa Ocaña, algo que no sucederá, al parecer, a corto plazo.

Evidentemente estamos indignados por la actitud inhumana de nuestro Ministerio que no quiere hacer un espantoso ridículo político al denunciar al fabricante por un delito contra la Salud Pública con acusaciones absolutamente gratuítas. ¿Por qué la Agenica denuncia la presencia de hormonas de crecimiento o posicótropos si no tenían indicio alguno?. ¿Lo hicieron para inventarse un delito y poder montar el número policial?. ¿Por qué si sus análisis concluyen que el producto es inocuo, no reconocen que mintieron?. A esto se llama prevaricación y es lógico que el gabinete jurídico aconseje no rectificar, aunque fuera a costa de vidas humanas.